Con muchas ganas e ilusión, dábamos paso a la siguiente de las ciudades más importantes de Australia, la segunda con más población después de Sydney y es la capital del estado de Victoria.

ANTES DEL VIAJE:

  • Cuando reservamos un vuelo, hotel… y organizamos un viaje, lo normal es que no haya nada que nos impida realizarlo y disfrutar como nos merecemos; pero en ocasiones, las adversidades se plantan en nuestra puerta, y alguna vez hemos tenido que cancelar un viaje entero, es una p_ _ _ _ a… pero es algo que se nos escapa de las manos. Gracias a seguros como Iati, tenemos la tranquilidad de que no perderemos toda la reserva por algún imprevisto y viajamos siempre cubiertos, con uno de sus seguros de viajes + anulación. En este caso para viajar a EE.UU siempre lo hacemos con su seguro IATI Estrella con anulación, su seguro más completo, por a penas 97 euros.

 

  • PUEDES CONTRATARLO PINCHANDO AQUÍ 👇

 

DÍA 5 (27/02/2016)

 La noche anterior, habíamos llamado desde la recepción del hotel, para contratar el servicio de transfer que hacían hasta el aeropuerto, quedando en recogernos a las 8.30h, ya que el vuelo salía a las 11:00h con la compañía Tiger Air. Tras desayunar, pagar el transfer, 15$ por persona, y hacer el check out en el hotel, seguíamos esperando en la recepción un poco nerviosos, porque veíamos que pasaba el tiempo, y nadie vení a recogernos. Eran las 9:00 y no habían venido a recogernos, por lo que nos dijo, que nos devolvería el dinero, y que nos llamaba a un taxi. En ese momento apareció una pick up, pero resulta que no era para nosotros, sino para otros huéspedes. La recepcionista salió a hablar con el chofer, y como tenía dos sitios libres, les dijo que podría llevarnos, aunque todavía tenía que recoger a mucha gente, pero que nos dejaría en la terminal a la hora recomendada para coger el vuelo. Yo me subía por las nubes, pero bueno, confiaba en él…no me quedaba otra.

Llegamos a las 9:50h, sacamos las tarjetas de embarque y pasamos el control sin problemas, al final tuvimos que esperar media hora en la cola del embarque, porque era temprano, jeje.

El vuelo salió y llegó puntual, en apenas 1 hora y 10 minutos estábamos en Melbourne.

Sobre las 12:30h recogimos las maletas, y justo enfrente, podréis ver varios mostradores con empresas de transporte, así que nos dirigimos a una de ellas llamada Blue Bird, y nos costó 72$ ida y vuelta para dos adultos.

URBAN CENTRAL HOTEL

COMEDOR DEL URBAN CENTRAL HOTEL

Llegamos al hotel sobre las 14:00h, se llama Urban Central, y es del mismo estilo al Big Hostel, pero mucho más moderno y más limpio, la cocina más amplia, las neveras…tenía un bar con billares, para tomarse copas, pero la única pega que le pondría es que en este hotel se alojaban muchos jóvenes, osea, niñatos… y quizás había más jaleo que en el otro, aún así, nos gustó mucho y estuvimos muy cómodos en él.

Justo enfrente, cruzamos la calle y comimos en el Mcdonalds, sí, es un habitual en nuetros viajes.

Había que pedir en la máquina, y pudimos confeccionar nuestra propia hamburguesa gourmet, con los ingredientes que queríamos, finalmente pagamos 33$, un poco más caro por lo que cuento de la hamburguesa gourmet, pero estaba muy buena, siempre probamos alguna hamburguesa nueva si tenemos la oportunidad.

Apenas dos calles más arriba, se encontraba un supermercado llamado Aldi, donde compramos algo para tener en el hotel por si acaso nos picaba el gusanillo.

De 7:30h a 9:30h el desayuno era gratis, constaba de tostadas, mantequilla, mermelada, cereales y cafés con leche o zumos. También podíamos consumir pasta y arroz a cualquier hora del día de manera gratuíta.

Hoy decidimos descansar el resto de la tarde en el hotel, ya que todavía nos quedaban muchos días, y la pequeña brujita necesitaba descanso.

 

DÍA 6 (28/02/2016)

Sobre las 8:00h desayunamos, había poca gente así que fue rápido, y enseguida estábamos caminando rumbo al centro de la ciudad, que se encontraba a 15 minutos del hotel.

El centro de Melbourne, es un rectángulo, y el tranvía en ese recorrido, es gratuito, puedes subirte y bajarte las veces que quieras sin salirte nunca del centro.

La ciudad estaba completamente llena de gente, me recordó a Madrid en plenas navidades o un sábado cualquiera en donde sólo se ven cabezas y cabezas moviéndose. Una de las causas de tanta gente, era que se celebraban en la ciudad varios festivales ese día, uno japonés, con un montón de gente y actuaciones rollo manga; también había una fiesta con orquestas, casetas de comida griega…

Nos dirigimos a una de las zonas que más me gustó, pensaréis que no tiene nada de otro mundo, solamente son calles tatuadas como digo yo, jeje, pero me encanta el arte callejero, y creo que no vi nunca un sitio igual. Hablo de Hosier Lane, era una galería de arte en plena calle, los graffitis cubrían cada rincón de las paredes de esas calles, sus contenedores de basura, escaleras…era increíble, y podréis ver a gente haciendo graffitis nuevos encima de los anteriores.

GRAFFITI HOSIER LANE

JOVEN HACIENDO UN GRAFFITI EN HOSIER LANE

Caminamos por la calle Collins, una de las más concurridas, donde se encuentran los restaurantes de comida rápida más populares, y también la Catedral de St Patrick. Llegamos al centro de visitantes, para coger un mapa, la verdad que es un edificio muy grande, con muchas explicaciones y guías para conocer la ciudad. Aquí va otra de mis anécdotas del viaje. Hacía sol y calor, por lo que llevaba mis gafas de sol puestas, pero al entrar al centro de visitantes, se ve, que las posé cuidadosamente en algún sitio mientras miraba los mapas con ilusión…jaja…y salí por la puerta con la misma ilusión, hasta que me di cuenta de que no tenía mis gafas. Rápidamente bajé al mismo lugar, y me encontré a una señora mayor con la que nos habíamos cruzado anteriormente, así que le pregunté, le expliqué lo que me había pasado, le indiqué en qué mesa estuve, y ella enseguida me dijo que esperase un momento y fue a hablar con otro de los tantos trabajadores que allí había.
A los pocos minutos, un chico se acerca a mi con unas gafas en las manos, sí, eran mis gafas, no me lo podía creer! Todavía existe gente buena por el mundo!

29 de octubre de 2017: es curioso lovelywanders! me he pasado el viaje perdiendo cosas….y no he sido capaz de perder a mi primo????? ¿¡holaaaa?! 😜 si eso me pasara ahora…hubiera salido por la puerta con la misma ilusión que salí cuando perdí mis gafas…jajaja.

HOSIER LANE

Vimos un restaurante de sushi, llamado SUSHI HUB con una cola considerable de gente para pedir comida para llevar y para comer allí, así que decidimos probarlo, ya que no tenía mala pinta.

Nos costó 33$ y la verdad que no nos gustó mucho…eran unos rulos muy largos, al parecer son típicos de Melbourne, no son del tamaño que suele ser en cualquier sitio de sushi al que estáis acostumbrados a ir, sino el doble de largo, y se nos hacía un poco pesado, ya que no somos mucho de este tipo de comida.

Seguimos nuestro paseo, y observamos un edificio como amarillo y con una cúpula, se trataba de la Estación de Flinders Street, es de estilo victoriano y se encuentra en pleno centro de la ciudad, junto al río Yarra, del que podréis disponer de un agradable paseo a sus orillas. Se dice que es una de las estaciones ferrocarriles más transitadas del hemisferio sur. Podréis poner vuestro gps, y la encontraréis entre las calles Flinders y Swanston, con un horario de 5am a 3am.

Después de un mccafé en el césped al solecito, en la calle con los árboles vestidos con lanas de colorines, fuimos a dar otra vuelta por el centro de la ciudad, pasando por China Town, y volvimos al hotel sobre las 6 de la tarde.

Descansamos un poco, merendamos, y después de ir al supermercado otra vez, cenamos y nos acostamos relativamente pronto, para descansar para el siguiente día.

 

DÍA 7 (29/02/2016)

Segundo día en Melbourne, suena el despertador, y nos bajamos a desayunar, como siempre sobre las 8 de la mañana.

Con mucha tranquilidad, salimos del hotel a las 10. Subimos por la calle Elisabeth St, mirando a como estaba el cambio, y llegamos hasta una zona llamada Carlton y pudimos ver el Exhibition Building con sus jardines, y el Museo de Melbourne. Tras hacernos varias fotos en la zona, nos dirigimos a Lygon St, y decidimos comer en al parecer el restaurante italiano más antiguo de Melbourne, llamado Toto´s House, sí, es gracioso, y la verdad que la calidad/precio era bastante buena. Una pizza pequeña, otra mediana, tarta y medio litro de vino, nos costó 57$. Las pizzas estaban muy bien de tamaño, y muy cargadas de ingredientes, incluso demasiado para mi gusto.

CENTRO DE MELBOURNE

CENTRO DE MELBOURNE

Para bajar la comida, continuamos con nuestro camino, esta vez teníamos que buscar una casa de cambio. Tras ver y comparar, nos decidimos por cambiar en una de la calle Crown St. Aprovechamos para comprar algunos souvenirs en una de las tantas tiendas que había, y también una maleta nueva, porque nos habían roto la maleta en Emirates en el primer vuelo, así que no aguantaría todo el viaje que nos quedaba.

Sobre las 18:00h estábamos en el hotel, como siempre, hora de merienda/cena, ducha y descanso.

 

DÍA 8 (01/03/2016)

Son las 6:00h y suena el despertador. Hoy tocaba excursión por la Great Ocean Road, casi nada. Desayunamos, y a las 7:10h nos recogerían en la puerta del hotel. Nos dieron una ruta en castellano con las paradas que haríamos, las cuales no coincidían exactamente, así que dejamos esa hoja a un lado. jaja.

La excursión duró 12 horas, y se hizo bastante dura, sobretodo por llevar a la brujita encima, sin silla, solamente en nuestra mochila portabebés.

Ya sabéis como son las excursiones organizadas, que tienes que ir al ritmo que te marcan, cosa que no nos gusta mucho. En nuestra situación quizás fuese más cómodo una excursión, o eso pensábamos, pero realmente, alquilar un coche y hacerlo por nuestra cuenta, incluso haciendo noche en esa zona, hubiese estado mucho mejor.

Aún así, merece mucho la pena, es una de las partes más bonitas que vimos, pero quizás era todo muy rápido, daban muy poco tiempo, el justo para bajar, hacer un par de fotos, y seguir la ruta, y el lugar se merece mucho más tiempo para disfrutar de las maravillas que nos brinda la naturaleza.

FARO DE OTWAY

FARO DE OTWAY

Hicimos una parada para comer asado australiano en el Faro de Otway, lugar muy bonito, unas fotos increíbles, y el asado no estaba del todo mal, jeje, pero bueno, tampoco os esperéis nada de otro mundo, estaba compuesto por salchichas, patatas, remolacha, cebolla caramelizada, ensalada y pan de molde, acompañado con kétchup.

ASADO AUSTRALIANO

ASADO AUSTRALIANO

Lo que más nos impresionó sin duda, fueron las vistas a los Doce Apóstoles, la naturaleza construye verdaderas maravillas que son dignas de ver y fotografiar.

The Twelve Apostles, Victoria, Australia

The Twelve Apostles, Victoria, Australia

En otra de las paradas, pudimos dar de comer a loros, ver koalas en árboles…

loro

MIS AMIGOS LOS LOROS

Tras kilómetros y kilómetros, y 12 horas a nuestras espaldas, llegábamos al hotel a las 7:30h, rápidamente llamábamos a la empresa de transporte Blue Bird, para indicarle que nuestro vuelo salía el siguiente día, y tenían que venir a recogernos, así que concretamos la hora sin novedad…y dulces sueños…

 



Australia, 21 días y un bebé, Parte III: Cairns y Gran Barrera de Coral.