Nuestra siguiente parada sería Cairns, una ciudad al noroeste del país situada en Queensland. La ciudad recibe su nombre de William Wellington Cairns, antiguo gobernador de Queensland y fundador de la ciudad. Se formó para servir a los mineros que iban en dirección a la mina de oro del río Hodgkinson, pero experimentó un retroceso en su desarrollo por el descubrimiento de una ruta más fácil por Port Douglas.

ANTES DEL VIAJE:

  • Cuando reservamos un vuelo, hotel… y organizamos un viaje, lo normal es que no haya nada que nos impida realizarlo y disfrutar como nos merecemos; pero en ocasiones, las adversidades se plantan en nuestra puerta, y alguna vez hemos tenido que cancelar un viaje entero, es una p_ _ _ _ a… pero es algo que se nos escapa de las manos. Gracias a seguros como Iati, tenemos la tranquilidad de que no perderemos toda la reserva por algún imprevisto y viajamos siempre cubiertos, con uno de sus seguros de viajes + anulación. En este caso para viajar a EE.UU siempre lo hacemos con su seguro IATI Estrella con anulación, su seguro más completo, por a penas 97 euros.

 

  • PUEDES CONTRATARLO PINCHANDO AQUÍ 👇

 

"LOVELYMIEDOS"

Para los que tengáis el mismo problema, miedo a volar,  deciros que antes de subir a un avión debéis de recabar toda la información  posible que hará que vuestros miedos insuperables se conviertan en pequeños miedos; ya que os daréis cuenta de que el medio más seguro y con diferencia, es el avión. ¿a qué estáis hartos de viajar sin parar en coche? ¿a qué usáis moto o coche casi todos los días?… pues la media de muertes en vehículos es alucinante…y no por eso dejaréis de ir a vuestro trabajo o moveros en ellos, así que tampoco dejéis de cumplir vuestros sueños por un avión. 🙂 (qué bien me ha quedado…) Bueno, he encontrado una página que me gusta leer antes de viajar, quizás os ayude a vosotros. La ignorancia produce miedo, y el desconocimiento, así que os invito a que la leáis y podréis hacer un curso gratuito online http://volandosinmiedo.com

 

 

DÍA 9 (02/03/2016)

Eran las 5:45 cuando nos recogían en el hotel. Qué sueño! Tras a penas una hora, nos dejaban en el aeropuerto de Melbourne de nuevo, para coger nuestro próximo vuelo destino Cairns.

A la hora de hacer el check-in es un poco complicado, ya que no hay mostradores, solamente máquinas en las que tienes que imprimir la tarjeta de embarque y facturar, y luego introducir las maletas con sus etiquetas en las cintas habilitadas para ello. Como nos pasábamos de kilos en el equipaje, una de las empleadas, nos mandó ponernos en una cola para pagar, pero no nos daba tiempo de coger el vuelo, porque la cola era inmensa…y quedaban pocos minutos para que la puerta de embarque se cerrase. Ya afloraban los nervios otra vez, y no me hacía nada de gracia tener que perder el vuelo…

Finalmente, nos puso una etiqueta y no nos hizo pagar, cosa que no entendimos, pero bueno, una ayudita de vez en cuando tampoco viene mal, aunque la verdad, creo que ya lo pagamos con creces, ya os contaré más adelante.

De nuevo la compañía era Tiger, el vuelo fue perfecto, en 3h y 20m estábamos en Cairns.

PISCINA HOTEL

PISCINA DEL HOTEL NORTHERN GREENHOUSE

Nuevamente en busca de una empresa de transporte en el aeropuerto, compramos los tickets para dos adultos por 22$ ida y vuelta.

Llegamos al hotel, se llamaba Northern Greenhouse Backpacker . era el mismo estilo que los anteriores, con cocina y zona común, pero esta vez, las habitaciones eran como casitas, en las que podías encontrar una pequeña cocina, una cama bastante grande, mesa con sillas y un sofá. Una puerta y pequeña terracita daba a la piscina del hotel, pequeña per bien cuidada.

Como llegamos temprano, y el chek-in no se podía hacer hasta las 12:30h, dejamos las maletas en un cuartillo, echamos crema a la pequeña brujilla, la dejamos en pañal, porque hacía mucho calor, y salimos a comer algo.

No nos complicamos mucho, y enfrente localizamos un restaurante italiano con muy buena pinta, y no nos equivocamos. El servicio era excelente, y la relación calidad/precio muy justa.  Pedimos pizza y pasta, focaccia y sidra, pagamos 54$, normalmente siempre rondábamos los mismos precios.

Una vez hecho el chek-in, descansamos un poco, y sobre las 16:30h salimos de nuevo a descubrir la ciudad.

Nos dio muy buena impresión, sus calles, su gente, el lago artificial, el paseo, el puerto…el clima era perfecto, la verdad que estábamos muy contentos con lo que llevábamos de viaje hasta el momento.

Encontramos de casualidad un supermercado llamado Woolworths, del que salía y entraba mucha gente, así que decidimos entrar a cotillear. Estaba muy bien, había prácticamente de todo, y lo mejor, comida recién hecha que podías llevarte caliente a casa.

Aprovechamos para hacer una compra, y llevarnos pollo asado recién salido del horno con patatas.

Tocaba descansar, para el día siguiente, que nos esperaba un día de corales y pececitos de colores…eso pensaba yo.

 

DÍA 10 (03/03/2016)

Nos levantamos tempranito, porque teníamos que desayunar y desplazarnos hasta el puerto para coger el barco que nos llevaría a ver la barrera de coral.

Escuchamos un ruido, y pensamos que estaban regando el jardín, pero para nuestra sorpresa cuando abrimos la ventamos, vimos que estaba cayendo un diluvio unirversal…qué horor! Teníamos que llegar al puerto andando, aproximadamente 15 minutos, con la niña, el carro…uf. Fuimos a recepción a preguntarle al chico qué pasaría con la excursión, y él nos contestó que sin problema se podía hacer snorkel aunque lloviese, ya que el mar se vería claramente. Bueno, en pocos minutos dejó de llover, así que nos quedamos más tranquilos.

Nos dirigimos a ventanilla de la empresa que habíamos contratado, y recogimos nuestro ticket.

GRAN BARRERA DE CORAL

GRAN BARRERA DE CORAL

Podréis ver que existen muchas empresas, algunas ofrecen mini cruceros de 2 días, o de 1 por la barrera de coral, otras como la nuestra, ofrecen pasar el día en una plataforma sobre la barrera de coral, y desde allí, hacer varias actividades que nos ofrecen, como helicóptero, buceo, snorkel, barco con fondo de cristal sumergido, grupos guiados de buceo, de snorkel…Decidimos contratar esta empresa, Reef Magic Cruises, porque nuestra situación con la niña, sería más cómoda, y realmente nos llegaban esas actividades para poder observar una pequeña parte de esta maravilla submarina.

Salimos del puerto de Cairns, con sol, un sol radiante, bueno qué bien, aquello solo había sido una tormenta, seguro que de estas de verano que duran pocos minutos.

Qué ilusa! Cuando llevábamos 2 horas y media de camino, pasamos por una tormenta, bueno, un tormentón, era horrible, el barco se movía para todas partes, la gente vomitaba, y yo solo veía lluvia por las ventanas, no se veía el mar, no se veía nada…lo pasé realmente mal, sólo quería estar en mi casa en ese momento. Mi brujita estaba dormida, y gracias a dios no se enteró de nada…Yo pensaba que darían la vuelta y cancelarían la excursión, pero no, hasta el final, otras dos horas mar a dentro, con un fuerte temporal de viento y agua, hasta que llegamos a la dichosa plataforma. Yo tenía mal cuerpo, así que me pasé el rato mirando a la gente como hacía snorkel, sin moverme de la mesa que cogí, con mi hija, y sin ganas de nada. Fue el peor de los días sin duda, yo no me esperaba un temporal tan grande, he de decir que no soy muy amiga del agua, me da mucho respeto, y lo pasé realmente mal.

Abel al contrario que yo, le encanta el agua, así que él fue quien disfruto de esta excursión realmente. Hizo buceo, fotos, snorkel…y finalmente, nos subimos en el barco sumergido para poder rozar casi con las manos la barrera de coral. Pudimos ver un tiburón, medusas preciosas, cientos de corales de todos los colores, unos que brillaban, otros parecían de terciopelo…vimos tortugas marinas…la verdad que lo que ahí había, es algo digno de disfrutar.

Sobre las 17:00h estábamos en el puerto de Cairns de regreso, el viaje había sido mucho mejor que el anterior, pero el mal cuerpo seguía en mí.

Tras pasarnos por el súper como cada día, llegamos al hotel, y pasamos el resto de día allí hasta la hora de dormir.

 

DÍA 11 (04/03/2016)

No dejó de llover en toda la noche…por lo tanto, la excursión prevista para este día, era a Cape Tribulation, y la previsión del tiempo para esta zona, era de lluvia y tormenta. Aquí empezaba nuestro cambio de planes. No habíamos pensado en la posibilidad de que nuestro amigo el tiempo, pudiese jugarnos una mala pasada, pero en viajes tan largos, nunca se sabe, es algo que puede pasar, y solo queda resignarnos.

Sobre las 6:30h, fuimos a recepción para llamar y cancelar la excursión, perdimos el depósito, pero es lo mejor que podíamos hacer.

PUERTO DE CAIRNS

PUERTO DE CAIRNS

Sobre las 10 de la mañana dejó e llover, así que estuvimos disfrutando de la piscina, y aprovechamos para hacer la colada, hasta la hora de comer, que nos cambiamos de ropa, y nos dirigimos al centro de la ciudad, para comer en un restaurante llamado Jimmys Burger & Co.

Pedimos dos menús de hamburguesas y pagamos como siempre, 50 y pico dólares, jeje.

Seguimos la misma calle, y llegamos hasta la estación de tren, en la que se encontraba un centro comercial bastante grande a un lado, tras recorrerlo regresamos al hotel nuevamente, y pasamos el resto del día en la piscina.

 

DÍA 12 (05/03/2016)

Otro día, exactamente igual que el anterior, lluvia, tormenta, nubes…vaya, por fin sale el sol! Así que nuevamente decidimos disfrutar de la piscina, relajarnos, y estar tranquilos en el hotel.

A la hora de comer, teníamos pensado probar uno de los supuestos manjares de la isla, kanguro, cocodrilo… en uno de los mejores restaurantes de la ciudad, llamado Ochre Restaurant, situado en 43 Shields St. Era sábado, por lo que el restaurante cerraba al medio día y abrí para dar cenas, a partir de las 17:30h. Repetimos en el restaurante italiano situado enfrente del hotel, esta vez pedimos lasagna, pizza y ensalada con dos sidras, y lo mismo de siempre, el precio siempre rondaba 55$.

Tras descansar en el hotel, hicimos tiempo hasta la hora de la cena, estuvimos en la piscina, hicimos la colada…

Sobre las 18:30, nos acercamos al restaurante Ochre, y vimos que había cola para sentarse, y las mesas estaban completamente llenas. Eso es bueno, además los platos que veíamos tenían muy buena pinta.

Tras sentarnos, y mirar la carta, decidimos pedir un menú degustación, para probar todos los sabores de Australia.

Probamos cocodrilo, carne de canguro, wallaby y emu. Sin duda estaba exquisito, cada bocado de cada carne era un manjar, lo recomiendo sin duda, y aviso, que no creo que seáis capaces de terminaros los platos, eran exageradamente grandes. Constaba de un entrante, en el que se podía ya probar alguna de estas carnes, como un menú degustación minimalista, cocodrilo ahumado, emú, canguro con salsa… realmente, pensábamos que eso era el plato, aunque nos parecía excesivamente caro, ya que eran 70$ por persona, con bebidas a parte.

POSTRE DE RESTAURANTE OCHRE  SEGUNDO PLATO RESTAURANTE OCHRE  ENTRANTES RESTAURANTE OCHRE  PLATO RESTUARANTE OCHRE

Cuando nos habíamos comido todos y cada uno de los mini pinchitos que nos habían traído, pensando que no había nada más… nos quedamos de piedra, era para vernos la cara, cuando nos esperábamos el postre…y aparecen con un plato enorme de carne, que era el canguro y el cocodrilo con wallaby, cocinados de manera exquisita, con un sabor y una textura que nada tienen que envidiar a la carne que estamos acostumbrados a comer…el único problema, es que no teníamos tanta hambre como comida había en el plato. Así que os recomiendo ir con el estómago bien vacío porque es una pena dejar toda esa cantidad de comida. De todas formas, nos preguntaron si queríamos que nos lo guardasen en un tupper, por lo visto no éramos los únicos que no podían terminárselo, y era típico llevárselo para casa. Bueno qué decir del postre, un trozo de tarta increíblemente deliciosa… os lo vuelvo a recomendar, merece la pena, no os vayáis de Australia sin probar estos manjares. nunca se sabe si volveremos a tener la oportunidad de probar estos manjares.

Sobre las 22:00 ya estábamos en el hotel, llenos como pavos, y dispuestos a descansar para la excursión del próximo día.

 

DÍA 13 (06/03/2016)

TREN QUE SUBE A KURANDA

TREN QUE ME LLEVA A KURANDA

Hoy toca excursión! Nos levantamos a las 7:00h, desayunamos y nos dirigimos a la estación de tren. A las 9:00h salía nuestro tren con destino a Kuranda, un pueblecito del norte tropical de Queesland. Es una ciudad pequeña, que se puede recorrer a pie tranquilamente.

Se pueden observar cantidad de mercadillos con productos de artesanía hechos en Kuranda, es un buen lugar para comprar recuerdos.

Hemos decidido subir en tren, un trayecto de 1 hora y pico, un tren peculiar, de madera, que hacer varias paradas desde las que se puede bajar y hacer fotos de la naturaleza que nos rodea, desde cataratas que bajan por la montaña, a los bosques con árboles verdes y frondosos que se ven desde lo alto.

Una vez en la ciudad, subimos caminando calle arriba, hasta llegar al Australian Butterfly Sanctuary. Trata de un zoo dedicado solamente a mariposas, más de 1500 especies de todos los colores y tamaños. El precio fue de 18$ por persona, la verdad que no nos ha parecido barato, porque realmente el criadero no era tan grande, se veía en pocos minutos, aunque si os gustan estos animalitos, merece la pena entrar y ver como interactúan con nosotros.

Podéis también visitar lugares como el Australian Venom Zoo, dedicado exclusivamente a animales venenosos, o el Batreach, que es un hospital de murciélagos; el Birdworld Kuranda, especializado en pájaros, un zoo de Koalas…como veis es una ciudad inmersa en plena naturaleza y rodeada de cientos de especies de animales.

Podréis comer en cualquiera de los restaurantes que os encontréis en el pueblo.

Teníamos el billete de teleférico a las 14:45h, tenéis que tener cuidado ya que es el último, y si lo perdéis tendréis que buscar otra manera de bajar.

TREN DE CAIRNS A KURANDA

FOTO DESDE EL TREN DIRECCIÓN KURANDA

Hace tres paradas, para poder bajar y hacer pequeñas rutas en el interior del bosque, escuchando pajaritos y animales, y disfrutando de las increíbles vistas a través de miradores, cascadas…Una vez llegamos a Cairns, tuvimos que esperar por el autobús que nos dejaría en el hotel, ya que el la estación de teleférico se encontraba a las afueras de la ciduad.

Una vez en el hotel, era nuestra última noche, ya que el día siguiente supuestamente deberíamos de coger el coche de alquiler, y seguir nuestra ruta.

Teníamos organizado y reservado todo de tal manera, que el siguiente día, tras coger el coche de alquiler con la compañía Hertz, visitaríamos las Atherton Tablelands, terminando en Mission Beach y haciendo noche en el hotel Mission Beach Resort.

El siguiente día, llegaríamos a Townsville y visitaríamos Magnetic Island, bien pasando el coche en el ferry o dejándolo y visitando a pie o en transporte público la isla.

Haríamos noche en el hotel Aquarius on the Beach.

El siguiente día, llegaríamos a Airlie Beach, ciudad bordeada de playas rodeadas de palmeras, con su entorno bohemio y perfecto para empezar a relajarnos los últimos días del viaje. Tras entregar el coche de alquiler en una oficina de la ciudad, nos alojaríamos esta vez en el hotel Whitsunday on the beach.

El día siguiente, teníamos contratada una visita guiada con almuerzo incluído de aproximadamente 5 horas, a Whitehaven Beach, una de las playas que cuenta con una de las arenas más blancas del mundo. Tiene aproximadamente 7km de largo, de arenas caucásicas y aguas cristalinas del mar de coral.

Pintaba muy bien, después de pasar un día en el paraíso, regresaríamos a Airlie Beach, para pasar la noche en el mismo hotel del día anterior, Whitsunday on the beach.

El último día, día 11 de marzo, teníamos comprado un billete de ferry hasta Hamilton Island, y desde allí cogeríamos un vuelo con destino a Sydney, pasando la última noche en Australia, de nuevo en el Big Hostel.

Todo esto que os cuento, sería una ruta perfecta para conocer una mínima parte de Australia, pero no pudo ser posible debido a las adversidades meteorológicas.

Es algo que no se puede controlar, y menos en un país tan grande como Australia, así que rápidamente tuvimos que pasar al plan B, que consistía en permanecer en la zona de Cairns, reservar otro vuelo el día 11 para Sydney, y pasar la última noche como habíamos planeado anteriormente.

Preguntamos en el hotel, si podíamos ampliar nuestra estancia hasta el día 11, se trata de cuatro noches más, a lo que nos respondieron que era imposible porque estaba completo. Bueno, otro problema más, así que decidimos buscar otro hotel con la ayuda de María, de la empresa Cairns Unlimited, enseguida y muy amable nos localizó estancia para esas 4 noches en otro hotel de la ciudad, el Discovery Cairns, a pocas calles del que nos alojábamos actualmente.

 

DÍA 14 (07/03/2016)

A las 10:00h teníamos que hacer el check-out en el hotel Northern Greenhouse, para coger nuestras mochilas, a nuestra pequeña brujilla, y caminar hasta el nuevo hotel.

Hacía muchísima calor, y la entrada estaba permitida a las 14:00h, por lo que mientras, nos dejaron hacer uso de la piscina, para refrescarnos un poco, que el calor que hacía era bastante insoportable.

Salimos a comer por el paseo, por la Esplanade, repleto de hoteles y restaurantes de todo tipo, por lo que tenéis dónde elegir a precios similares, rondando los 50 0 60 dólares.

Todavía no he nombrado algo muy curioso, de lo que hice varias fotografías que os mostraré por que creo que no había visto ni imaginado nada parecido. En Cairns hay varios árboles, grandes árboles, por la ciudad. Se escucha un sonido como de pájaros, y se pueden ver como vuelan todos en bandada. Pero no, no son pájaros…son MURCIÉLAGOS!!! Hay miles! y están colgando de los árboles como choricillos! es muy gracioso, porque mirándoles bien, tienen una cara peculiar, como de perrito enano, jaja, y parece que nos miran a los ojos desde ahí arriba…cada vez que pasaba por un árbol de esos, me quedaba un buen rato observando.

murciélagos

MILES DE MURCIÉLAGOS

Pasamos la tarde en la piscina del hotel, y nos dirigimos después a dar un paseo por la ciudad, comprar algún recuerdo, y hacer la compra en el supermercado de siempre, ya que se nos habían terminado las provisiones.

 

DÍA 15 (08/03/2016)

Estos días son de relax totalmente, no tenemos prisa por levantarnos, no tenemos planes más allá de pasar el día tranquilos, pasear, comer, y disfrutar de la piscina, centro comercial o tiendas de la ciudad.

Salimos caminando por la Esplanade de nuevo, hasta llegar esta vez a nuestro querido amigo de viajes, Mcdonalds. Una vez dentro, comenzó a diluviar, alucinante, el calor era exagerado, pero a la vez la lluvia refrescaba, pero duró poco, en cuanto terminamos de comer, la lluvia decidió parar y salió de nuevo el sol.

Hoy habíamos venido preparados para disfrutar del Cairns Esplanade Lagoon. Se trata de una laguna artificial de agua salada, de aproximadamente 5000 metros cuadrados, situada frente al mar y rodeada de jardines tropicales. Tiene vistas a la bahía de Trinity y a la Gran Barrera de Coral.

Pudimos disfrutar de una puesta de sol estupenda, ver como se escondía el sol en el agua del mar, hace una combinación perfecta para hacer fotografías.

ESPLANADE LAGOON, CAIRNS

ESPLANADE LAGOON, CAIRNS

DÍA 16 (09/03/2016)

Otro día de relax, desayuno, paseo por Esplanade, con parada en uno de sus restaurantes, para disfrutar por la tarde nuevamente del lago de Cairns.

Cuando nos cansamos de agua, nos dirigimos a hacer la compra para cenar en el hotel, con unas buenas cervecitas, que compramos en una licorería. Explico esto último, en los supermercados de Australia no se podía comprar alcohol, ya que había supermercados solamente de bebidas alcohólicas a parte.

Compramos cervezas de la zona, para probarlas, y estaban buenas aunque nada fuera de lo normal, eran bastante flojitas.

Esplanade Lagoon, Cairns

LAGOON, CAIRNS

DÍA 17 (10/03/2016)

Nos levantamos como siempre sin prisa, desayunamos, y decidimos hacer pic nic en los jardines de los alrededores del lago. Compramos alitas de pollo, patatas, croquetas… cocacolas, y nos sentamos en nuestras toallas a disfrutar de un día en familia.

Es bueno saber, que en Australia es típico comprar carne y hacer barbacoa en los parques, de hecho allí mismo, había varias zonas con barbacoas eléctricas que están muy limpias, y la gente hace muy buen uso de ellas.

Pasamos un buen día con nuestra brujita.

Cuando llegamos al hotel, preparamos las maletas para el día siguiente, ya que nos íbamos a Sydney a terminar allí nuestra aventura.

Fue entonces cuando me di cuenta de que no estaba mi plancha del pelo, OMG! Mi ghd…¿dónde estaba? Pues nunca lo sabré…Bien, sumando desgracias, jaja. Pero cuando algo sale mal, siempre puede salir peor.

 

AUSTRALIA, 21 DÍAS Y UN BEBÉ: POST COMPLETO

PRÓXIMAMENTE