Se considera la cuarta ciudad más poblada e importante de Francia, después de París, Marsella y Lyon. Pasaremos un fin de semana agradable en la considerada por el Gobierno francés, como la Ciudad del Arte y la Historia.

Era enero, hacía frío, pero decidimos salir temprano, y en a penas 3 horas nos encontrábamos en el centro de Toulouse. Es un destino que se puede visitar en cualquier época del año y pasar un agradable fin de semana en familia.

DÓNDE DORMIR:

Viajábamos con una amiga, por lo que decidimos reservar un apartahotel en Privilege Appart-Hotel Clément Ader****, con una ubicación ideal en el centro de la ciudad, en la Rue de Bayard.

El apartamento estaba muy bien, completo, con una habitación de matrimonio y un sofá cama doble para dormir; un baño completo y una cocina americana con todos los detalles.

Dispone de conexión wifi gratuita en todo el edificio y una piscina al aire libre, lo que pasa que no era el momento para disfrutarla en pleno enero, jaja.

El hotel sirve desayunos bufete cada día, aunque nosotros no elegimos esta opción ya que al disponer de cocina no era necesario.

Si vais en coche, como ha sido nuestro caso, dispone también de un parking privado con coste adicional, pero por una noche preferimos dejarlo en un lugar seguro.

El hotel está bien puntuado por sus huéspedes, tanto por su ubicación como la relación calidad-precio.

Precio por noche: 120eu (parking a parte)

 

DÓNDE COMER:

Existe gran variedad ya que es una ciudad grande, pero yo os haré referencia de dos restaurantes a los que fuimos a comer.

  • Pizzería Bambino: es un restaurante italiano y tradicional, que contó con el certificado de excelencia TripAdvisor 2016. Se encuentra en el 39, Rue de Rémusat, no tiene pérdida, veréis un cartel de color verde y mesas de terraza en su exterior. Los platos son abundantes y de buena calidad. Pedimos ensalada Bambino (8,20eu), Pizza Capricciosa (11,50eu), Pizza 4fromages (11.50eu), Pizza Napolitaine (11.40eu). Para beber os pondrán una jarra de agua gratis como es habitual en Francia.

 

 

  • Restaurante l`entrecote: es sin duda mi preferido. Es curioso, es un restaurante en el que no existe menú, solamente hay “entrecot” como el nombre indica, jaja, y precio cerrado. Ahora estaréis pensando en un entrecot como el de España, pero no…es diferente, es carne cortada más finita, y servida con un montón de patatas fritas caseras crujientes recién hechas, con una salsa especial que hacen ellos que está para chuparse los dedos. Sirven también lechuga con nueces con aliño de vinagreta. Me acuerdo y se me hace la boca agua… Por cierto, fuimos a cenar, y había una cola…por toda la calle…así que ya sabéis, no admiten reservas, id tempranito y a esperar. Merece la pena. Sirven pan y agua del grifo en una jarra. El precio único es de 19eu por persona.

 

QUÉ VISITAR:

  • Canal du midi: patrimonio mundial de la Unesco que se construyó para enlazar Toulouse con Seté. Hoy en día es un  lugar tranquilo que da pie a pasear a la orilla de sus aguas color verde. Nos cruzamos a mucha gente en caminando, en bici, niños patinando…
  • Galeries Lafayette: situadas en la Rue Lapeyrouse. A parte de hacer alguna comprita, podréis subir a su azotea, desde donde tendréis unas vistas espectaculares de la ciudad.

 

  • Puente de St Pierre: cruza el río Garona, para unir la plaza de St. Pierre con el barrio de Saint Cyprien. A mi me ha gustado mucho este puente, y caminar a las orillas del río.

 

  • Pont Neuf: otro de los puentes más conocidos de la ciudad. Es diferente al anterior, éste está construido con ladrillo y piedra, con grandes arcos para soportar las crecidas del río Garona.

 

  • Basílica de San Sernín: es uno de los edificios emblemáticos de la ciudad, templo católico, considerado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, ya que miles de peregrinos visitaban Toulouse de camino a Santiago. El exterior es muy bonito pero también podéis entrar, es gratuito. Es de grandes dimensiones y con un campanario octagonal.

 

  • Capitolio: es un antiguo templo romano, siendo en la actualidad la sede del ayuntamiento. La plaza que encontraréis delante del capitolio es espectacular, siempre llena de gente, y rodeada de soportales en los que podréis ver cantidad de cafeterías. Si os fijáis, en el suelo de la plaza, hay una cruz occitana de 18 metros, nada más y nada menos.

 

  • Jardín japonés: me ha encantado! es de acceso gratuito, y es muy agradable dar un paseo por su verde vegetación. Se encuentra cerca de la ciudad administrativa y del centro de congresos Pierre Baudis. Es un lugar romántico, que representa la paz y tranquilidad. Invita a sentarse, relajarse y contemplar la cantidad de plantas y flores orientales que allí encontraréis. Es todo muy muy verde, un verde muy bonito, y podréis ver un puente color rojo chillón que cruza un pequeño riachuelo. Un salón de té está a vuestra disposición. Es genial!

 

 

 

 

 

  • Plaza Wilson: se encuentra en la parte trasera del Capitolio. Si viajáis con niños, podréis subirlos a su tiovivo, que se encuentra en la plaza todo el año, o simplemente contemplar su fuente y descansar en los bancos que la rodean.
  • Museo Saint-Raymondo: si os gusta ir de museos, también podréis visitar este, repleto de esculturas romanas de mármol, sarcófagos, mosaicos… y se encuentra en la Plaza San Sernín, por lo que queda de paso en vuestra visita.

 


Tal vez pueda interesarte: "Qué hacer en Lyon en un día" y "París romántico con niños"