“SI HACÉIS VUESTRA RESERVA EN BOOKING.COM DESDE EL SIGUIENTE ENLACE: https://www.booking.com/s/bfd62361  DISFRUTARÉIS DE 15EUROS DE DESCUENTO EN VUESTRO ALOJAMIENTO ¡NO OS LO PERDÁIS! SERÁ VÁLIDO HASTA FIN DE PROMOCIÓN”

Como no podía ser de otra manera, teníamos que celebrar su primer cumpleaños de una forma especial, así que decidimos que soplara su primera velita bajo la luz de la Torre Eiffel, literal. París es un destino que nunca decepciona, y más si lo haces mágico. No parece una idea muy romántica la de viajar con niños, pero en nuestro caso, ha sido tan especial…

 

 

DÍA 1 (6 de noviembre)

Queríamos hacer de este viaje algo especial, y en el último momento, tras mirar y remirar miles de destinos, nos decantamos por coger el coche y llegar hasta París. Ya que como digo siempre, París no decepciona.

Son las 15:00h. Aparcamos en la Avenida Charles Floquet, justamente frente a la puerta del hotel, descargamos las maletas, a la niña, cuatro intermitentes, y realizamos el check-in. Era domingo, supongo que eso se notaba, y la calle estaba muy tranquila.

Era un edificio antiguo, y las instalaciones por dentro, la recepción, el hall, las escaleras…todo muy clásico y muy bien cuidado. Subimos en ascensor, que por cierto era peculiar, era bastante pequeño, y de esos que puedes ver a través del cristal los descansillos mientras vas subiendo. Bueno, pues subimos hasta el piso número 7, exactamente la puerta de la izquierda según salimos del ascensor.  Parecía un edificio de vecinos normal, con su puerta de madera grande, en fin, abrimos la puerta y… tachan!!!

Creo que no me lo imaginaba así. Es cierto que lo había reservado yo, pero creo que no le presté tanta atención como debería a las fotos, así que según íbamos avanzando por la casa, y abriendo puertas, nuestra boca se abría al mismo tiempo.jajaja.

He decidido dedicar un post únicamente para explicaros como es el hotel, su precio, sus pros y contras (no tiene), etc… Podréis verlo aquí: Residence de Charles Floquet

Nos instalamos, y después de estar flipando un rato, nos acordamos del coche, jeje, estaba mal aparcado con los 4 intermitentes. Bueno, enseguida bajamos, y nos dirigimos a llevarlo a un parking que habíamos reservado por internet en la página “Interparking”, estaba próximo al hotel, se llamaba “PARKING Pullman Tour Eiffel”.

Era domingo como dije antes, pero necesitábamos comprar un pastel y velas para nuestra peque. Encontramos una pastelería, con una pintaza…mmm…Estaba situada en la Rue Deupleix, y se llamaba “Une idee de dessert, París 15”, estaba llenita de gente, y ya les quedaba poca mercancía, pero tanto el pan como los pasteles, tenían una pintaza. Compramos 4 cupcakes, ya solo nos faltaban las velitas.

Seguimos callejeando, hasta que encontramos un Carrefour abierto, exactamente en la Rue Violet, aunque podréis encontrar cantidad de ellos. Estaba bastante bien, así que decidimos hacer una pequeña compra, ya que el hotel era un apartamento, con una cocina equipadísima y nueva, con todos los complementos, cubertería, tostadora, microondas, horno, lavavajillas, nevera, lavadora, secadora, cafetera Nespresso…vamos, solamente faltaba la comida, jeje. Ah por cierto, también compramos velas, ya teníamos todos los ingredientes para hacer posible una imagen de la que jamás nos olvidaremos.

Ya que era día de celebración, y la peque a las 21:00h está dormida, compramos una botella de moet chandon, nos merecíamos ese momento de relax para nosotros solos contemplando un icono tan mágico como la Torre Eiffel.

Este había sido un viaje para nosotros, para nuestra niña y con un toque de romanticismo. Yo ya conocía París, hace muchos años, y la verdad que nunca decepciona, pero no íbamos en plan turisteo total, es París, está ahí…siempre podremos volver…no? jaja.

A lo mejor os pensáis que estamos locos, hacer tantos kilómetros y no recorrer cada rincón de la ciudad…pero no. Ese no era nuestro objetivo esta vez. Y habíamos elegido el lugar perfecto, el hotel indicado para que la estancia fuese mágica. Eso sí, antes de subir, paseamos por las inmediaciones de la Torre, qué grande es! La verdad, que hemos decidido no subir, ya que, a parte de que yo ya lo había hecho en otra ocasión, me parece tan tan tan impresionante, que cuando subes a su cima, te pierdes todo su encanto, para mí lo bonito, es contemplarla a ella, y estábamos en el mejor sitio para eso.

DÍA 2 (7 de noviembre)

No hay mejor despertador que un bebé, lo sabéis no? jaja. Bueno, son las 8:00h, y no perdona, la pequeña brujita ya está en pie. Le damos su biberón y nosotros decidimos preparar un buen desayuno, tostadas, jamoncito, cafés, zumo de naranja… y seguir contemplando la Torre, con una café en mano, no tiene precio.

El día estaba lluvioso, y decidimos pasar la mañana en casa, yo con portátil y en mano, y acabando un trabajo, como veis, no paro ni de vacaciones! 😉

 

Después de comernos un arroz tres delicias rico rico, la lluvia ya había cesado, y sobre las 14:00 horas salimos dando un paseo por la ciudad, pasando por nuestra Torre, nos dirigimos hacia Trocadero, cruzando el río Sena a través del Pont d`lena, seguimos por la Avenida New York y subimos por la Avenue Marceau hasta que llegamos al Arco del Triufo, desde el que podréis disfrutar de una de las mejores vistas de París, por 9,50 euros, en páginas como esta: http://www.parisstyle.es/arco-del-triunfo

Tras hacernos unas cuantas fotos, decidimos seguir caminando, calle abajo por la Avenue des Champs-Elysées, donde podréis ver la cantidad de tiendas, y coches de lujo que la recorren.

Llegamos a un gran mercadillo de navidad, lleno de casetas de madera por los Campos Elíseos, qué buen ambiente! En los mismos se encuentra el Teatro du Rond- Point, el Grand Palais y el Petit Palais, junto a la estatua de Winston Churchill, pero ya lo visitaremos otro día. Seguimos calle abajo, inmersos en ese ambiente navideño, el frío de noviembre, las nubes, hasta que llegamos a la Plaza de la Concordia, donde podréis ver su monolito, la Fontaine des Mers, y la gran noria con 42 cabinas, que forma parte del Mercado de Navidad que habíamos visto anteriormente. Aproximadamente mide 65 metros, y desde su cima, podréis observar parte de la ciudad, sobre todo la parte de los Campos Elíseos y el jardín de las Tullerías y museo del Louvre.

Empezaban a caer una gotitas, y los nubarrones se veían a lo lejos, como siempre, sin paraguas, jeje, así que decidimos seguir caminando en dirección al hotel.

Cruzamos el Puente de la Concordia, y seguimos pegados al río por la Quai d`Orsay, dejando a un lado el Puente de Alexandre III, que es el puente que más me gusta de París, y al otro lado los Inválidos y el Puente de los Inválidos, aunque todo esto lo visitaremos otro día.

Caminamos por el Boulevard de la Tour Maubourg, hasta la Rue Saint Dominique donde realizamos otra compra en el Carrefour City Paris Saint Dominique”. Seguimos la calle y en seguida nos encontramos con el Campo de Marte, situado a los pies de la Torre Eiffel, y a un lado la Escuela Militar.

Estábamos en casa temprano, sobre las 18:30horas, así que seguimos disfrutando del hotel y de las privilegiadas vistas y de nuestra brujita, que ya hacía bastante frío para ella en la calle.

 

DÍA 3 (8 de noviembre)

Sobre las 7:30h en pie! y esta vez para no variar, desayunamos unas tostadas repletas de nutella calentita…mmm..Sobre las 10:00h estábamos en la calle, cruzamos el Campo de Marte, Escuela Militar, y llegamos a Los Inválidos, donde se encuentra la tumba de Napoleón.

Esta vez nos paramos más en hacernos fotos, tanto en estos sitios como en los puentes de Los Inválidos y de Alexandre III, sobre todo el segundo, es digno de fotografiar, y nada más cruzarlo, nos encontramos a la derecha con el Petit Palais, y a la derecha con el Grand Palais.

El Petit Palais es un edificio precioso, podéis acceder a su interior  ya que la entrada es gratuita. La entrada del Gran Palais, que ahora se usa como lugar de exposiciones, depende un poco de éstas, pero normalmente entre 9 y 12 euros. También se encuentra ahora en su interior una comisaría de Policía, que hace además de seguridad de esta gran lugar.

Llegamos nuevamente a la Plaza de la Concordia, y esta vez decidimos dirigirnos por la Rue Royale, una pequeña y lujosa calle que llega hasta la Iglesia de la Madeleine con una arquitectura similar a la de la antigua Grecia, aunque en esos momento se encontraba en obras.

La siguiente parada es el teatro de la Ópera Garnier, realmente es un edificio impresionante, y su interior, sus escaleras son dignas de pisar…parece que realmente estábamos en el pasado… su precio actual son 10 euros, y podréis hacer una enriquecedora visita por su interior. Callejeamos y pasando por la Place Vendome, que es una réplica de la de Roma,  hasta llegar al jardín de las Tullerías, que ha sido el primer jardín público de París.

Si seguimos el camino, nos encontramos con la Place du Carrusel, y mirando de frente el conocido Museo del Louvre. Es uno de los iconos de París, la verdad que no había mucha gente, pero podéis sacar las entradas por internet  por 15 euros, para no esperar colas, en esta página: http://reserva.parisinfo.com/il4-oferta_i151-museo-del-louvre-entrada-preferente.aspx 

 

Ya era hora de comer, y para no perder nuestra costumbre, nos acercamos al McDonalds más cercano, situado en la Rue de l`Échelle, y aprovechando el camino, compramos algún imán y recuerdo de París, en las tiendecitas que os encontraréis en los soportales de la Rue de Rivoli.

Ahora tocaba visitar Notre Dame, otro de los iconos mágicos y más visitados de la ciudad, que se encuentra en la Isla de la Cité. Es uno de los edificios góticos más antiguos, y escenario de muchas películas conocidas. Fue divertido, había un grupo callejero cantando y tocando instrumentos, que animaban la plaza, y fue realmente divertido. Nos hicimos varias fotos y también pudimos ver la gran presencia de militares que se encontraban armados por la zona.

Bueno ya se me olvidaba, en la plaza, había cientos de palomas, no son mis animales preferidos, de hecho las llamo “ratillas voladoras” jaja, pero bueno, a lo que íbamos, había un chico dándole de comer, y si te acercabas te ponía un poco de pienso…bueno…a la niña le llenó el carro, y las palomas se posaron encima para comer, menos mal que llevaba el plástico de la lluvia puesto, y la pobrecita alucinaba….después el hombre muy gracioso…llenó mi gorro de comida…y buah…imagináos…

Regresamos al hotel caminando, aproximadamente nos llevó una hora, aprovechamos para ver el Puente de las Artes, aunque sin candados…ha perdido su gracia! Ya había anochecido, y he de decir que París de noche es espectacular.

 

Día 4 (09 de noviembre)

Nos despertaba otra vez la lluvia parisina, pero estábamos tan a gustito en ese lugar, que no nos dolía pasar la mañana en el hotel. Nos preparamos unos sandwiches, y sobre las 14:00 horas salimos caminando a ver otra parte de la ciudad, hacia el distrito 15. Es una zona repleta de tiendas, restaurantes, pasamos por la Place du Commerce, hasta llegar  al centro comercial Beaugrenelle, ubicado a las orillas del Sena, y nada más y nada menos de 45.000metros cuadrados de tiendas, entre ellas se encontraba la Maison du Monde, y no pudimos evitar entrar…y traernos un montón de cositas para decorar nuestra casa, que ya os enseñaré en alguna ocasión. Podéis ver sus tiendas e instalaciones aquí: http://es.parisinfo.com/shopping-es/105695/Beaugrenelle-Paris  

 

Cuando terminamos de comprar, seguimos callejeando hasta el hotel, y nos paramos a comprar pizza en un restaurante de calle, por 8euros.

Última noche en esta maravilla…después del frío que hacía en la calle, no hay mejor cosa que disfrutar de un baño calentita en el jacuzzi viendo la Torre Eiffel por la ventana.

 

DÍA 5 (10 de noviembre)

Era hora de volver a casa, y nos esperaban unos cuantos kilómetros de coche…exactamente 877km. Eran las 11:ooh cuando abandonábamos París…fue un viaje largo pero no se hizo pesado, paramos 3 veces, nos llevó 10 horas y media, ya que entramos por Andorra, y había empezado a nevar, por lo que había que ir con precaución.

Pagamos 42 euros de peajes más 6 euros en el túnel envalira en Andorra.

 

PRESUPUESTO APROXIMADO PAREJA

4 NOCHES en Residence Charles Floquet: 1400eu

GASTOS COMIDA: 200 euros

PARKING PULLMAN TOUR EIFFEL 4 días: 60 euros

PEAJE Y GASOLINA IDA Y VUELTA: 240 euros

OTROS GASTOS: 50 euros

 

Tal vez pueda interesarte: "Hotel Romántico en Riviera Maya"