Viajar a Suiza con niños y además poder ver parte de uno de los países más bonitos del centro de Europa, es posible. Lo distribuiremos en 9 días y 8 noches. Puedo afirmar que es uno de los destinos que más me sorprendió, su naturaleza es realmente increíble, sus verdes, sus montañas, glaciares, pueblecitos de cuento…

imagen de Villarvolard desde la ventana, parece un cuento, todo verde

Suiza de cuento

 

 

"LOVELYMIEDOS"

Para los que tengáis el mismo problema, miedo a volar,  deciros que antes de subir a un avión debéis de recabar toda la información  posible que hará que vuestros miedos insuperables se conviertan en pequeños miedos; ya que os daréis cuenta de que el medio más seguro y con diferencia, es el avión. ¿a qué estáis hartos de viajar sin parar en coche? ¿a qué usáis moto o coche casi todos los días?… pues la media de muertes en vehículos es alucinante…y no por eso dejaréis de ir a vuestro trabajo o moveros en ellos, así que tampoco dejéis de cumplir vuestros sueños por un avión. 🙂 (qué bien me ha quedado…) Bueno, he encontrado una página que me gusta leer antes de viajar, quizás os ayude a vosotros. La ignorancia produce miedo, y el desconocimiento, así que os invito a que la leáis y podréis hacer un curso gratuito online http://volandosinmiedo.com

 

ANTES DEL VIAJE:

  • Cuando reservamos un vuelo, hotel… y organizamos un viaje, lo normal es que no haya nada que nos impida realizarlo y disfrutar como nos merecemos; pero en ocasiones, las adversidades se plantan en nuestra puerta, y alguna vez hemos tenido que cancelar un viaje entero, es una p_ _ _ _ a… pero es algo que se nos escapa de las manos. Gracias a seguros como Iati, tenemos la tranquilidad de que no perderemos toda la reserva por algún imprevisto y viajamos siempre cubiertos, con uno de sus seguros de viajes + anulación. En este caso para viajar a EE.UU siempre lo hacemos con su seguro IATI Estrella con anulación, su seguro más completo, por a penas 97 euros.

 

  • PUEDES CONTRATARLO PINCHANDO AQUÍ 👇

 

DÍA 1 (23/07/2016)

Tras llevar varios días en Madrid, vamos a recoger a mi madre a la estación de tren de Chamartín sobre las 11:30 de la mañana. ¡Qué alegría! Hacía cuatro meses que no nos veíamos. Esta vez, era para disfrutar de unas pequeñas vacaciones en familia, viajar a Suiza con niños pequeños es muy recomendable, ya veréis.

Como otras veces, contratamos el servicio Vip parking en Madrid, que nos recogieron el vehículo en la misma puerta de la T2, un buen servicio a un buen precio, y sobre todo la comodidad de saber que a la vuelta estarían esperándonos de nuevo en la puerta con nuestro coche impecable.

Esta vez viajábamos con la compañía SWISS, en el vuelo LX2027 con destino Zurich. La compañía Swiss, es considerada la principal compañía aérea en Suiza, con base en el aeropuerto de Kloten, en Zurich.

Para mi madre, era la primera vez que subiría en avión, así que yo estaba ahí haciéndome la durita, dándole ánimos a mi madre de que el avión es el medio de transporte más seguro y que no pasaría nada.

La verdad, que creo que era la más tranquila de los tres…porque el vuelo fue un poco movido, a Abel no le gusta nada volar, y lo pasa bastante mal, y yo tenía que disimular como que no me importaban esas turbulencias del demonio, para no preocupar a mi madre en su primer vuelo.

En apenas dos horas ya habíamos aterrizado por fin. Tras recoger las maletas, nos dirigimos a recoger el coche de alquiler, que habíamos contratado con la compañía Thifty, que realmente trabajaba con Hertz, teniendo oficina en el mismo aeropuerto.

Nos dieron un C4 nuevecito, con a penas 5000 kilómetros, y que gracias a dios, disponía de GPS incorporado, y gratuito, jaja, sino posiblemente todavía ahora mismo estaríamos dando vueltas por alguna montaña buscando a Heidi.

En el mismo aeropuerto, en la planta de abajo, cambiamos dinero para pagar el hotel, ya que habíamos quedado en abonarlo en metálico y en francos.

La oficina de cambio del aeropuerto, nos cobraba 4CHF de comisión, pero a esas horas, no teníamos ningún otro sitio para cambiar, y realmente el tipo de cambio no estaba tan mal.

Llegamos al hotel sobre las 22:00h. Era una casa, de madera, reformada, en la que vivían los propietarios en la planta de abajo. Realmente era una pasada, era enorme, y muy acogedora.

Yo había estado buscando hoteles en booking.com, como siempre, pero Suiza es un país muy caro, y para 8 noches, casi todos los hoteles rozaban los 2000euros.

CASA DE ALQUILER EN VILLARVOLARD

Casa típica suiza

De pronto, vi un anuncio nuevo, de una casa, en un pueblo llamado Villarvolard, perteneciente a Gruyeres. El precio era de 680CHF, lo que me resultó excesivamente barato, y no dudé en informarme en los comentarios de otros huéspedes, pero para mi sorpresa, era nuevo en booking.com y todavía no tenía comentario. Tras volver a mirar, y no encontrar nada que nos pudiera interesar, hice la reserva en esta casa, busqué la localización, y comparé las distancias con los puntos de interés, y las visitas que realizaríamos cada día. Por norma general, todo estaba a menos de una hora, y la distancia más larga era cuando visitaríamos las Cataratas del Rhin, que nos desplazaríamos 2 horas y pico.

Lo reservé. Y enseguida me llegó el correo de confirmación en que indicaba que el precio eran 680CHF más 100CHF de limpieza, aún así, era mucho más barato que cualquier otra casa, y con cancelación gratuita. También teníamos que entregar 500CFH de depósito, que pensamos bien, y se lo entregamos en euros, para así no tener francos el último día del viaje, y salir perdiendo nuevamente en el cambio.

Bueno como decía antes, sobre las 22:00h llegamos a la casa, y nos esperaba la casera muy amable en la puerta, para explicarnos y enseñarnos el funcionamiento de la casa, que por cierto nos encantó. Constaba de dos habitaciones, una de ellas enorme, con cama de matrimonio, una cuna para nuestra brujilla, un sofá con mesita, y una mesa grande de comedor; y toda la pared estaba repleta de ventanas hacia el exterior, por lo que asomarse y poder ver aquel paisaje, no tiene precio.

Como estábamos cansados, deshicimos las maletas, guardamos toda nuestra comida que habíamos facturado, cenamos pasta Yatekomo de Gallina Blanca, que no está nada mala, y es cómoda de llevar ya que no pesa en la maleta.

Era hora de descansar…

 

DÍA 2 (24/07/2016)

Sobre las 9 nos levantamos, desayunamos tostadas con mermelada que nos había dejado la señora junto a un cuenco con chocolates.

Salimos sobre las 10:30h dirección Broc. Allí se encuentra la fábrica de chocolates Cailler, de la que disfrutamos de una sabrosa visita. La entrada de adultos es de 12 CHF, y aproximadamente la visita dura una hora. He de decir que merece la pena, es muy curioso y lo tienen muy bien montado. Nos dieron en la entra un audio guía, con el que íbamos recorriendo la fábrica, imaginando y sintiendo todo lo que escuchábamos. Contaban la historia del chocolate suizo, de las primeras fábricas, de la fusión con Nestle, y según avanzábamos, podíamos ver la fabricación de chocolatinas, desde el cacao puro, las avellanas, almendras… hasta su envoltorio y recién salido de la máquina las chocolatinas a nuestra disposición para probarlas.

FÁBRICA DE CHOCOLATE CAILLER

CHOCOLATES CAILLER

 

Lo mejor está casi al final de la visita, un mostrador con cada especialidad de bombones, en bandejas, para que podáis degustar tantas veces como queráis cada bombón, creedme, merece la pena, eso sí, vaya empacho de chocolate! Ya en la salida, no podíamos irnos sin comprar en la tienda alguna tableta de chocolate y varias cajas de bombones.

LIBRO DE CHOCOLATE GIGANTE, FÁBRICA CAILLER

LET´S CELEBRATE 150 YEARS, NESTLE

 

Si hubiésemos salido más temprano por la mañana, ahora tocaría ir a Gruyeres, a la fábrica de queso, pero como ya era la 1 del mediodía, y habíamos traído bocadillos para comer, decidimos comprar agua, botellas pequeñas a 3CFH, y pararnos a comer de camino a Lausane en un área de servicio, justamente en Bourg-en-Lavaux-Aran.

Una vez en Lausane, nos dirigimos a la zona del lago Lemán, en la cual se encuentra un parque muy grande llamado Parc Bourget, repleto de gente haciendo barbacoas, tomando el sol en la arena a las orillas del lago, haciendo deporte, patinando, en bici…está perfectamente preparado para pasar un día de playa sin tener playa, jeje.

FOTO DEL LAGO LEMÁN, EN LAUSANNE

FOTO DEL LAGO LEMÁN, EN LAUSANNE

 

Habíamos dejado el coche en un parking, así que lo recogimos, y nos dirigimos hacia la zona de Montreux, concretamente llegamos hasta el Castillo de Chillon. Aparcamos en la carretera, cruzamos, y bajamos unas escaleras estrechas, luego pasamos por un túnel bajo las vías del tren, y caminamos a lo largo de un paseo pegado al lago, que finalmente terminaba con esta joya arquitectónica medieval, ubicada entre el Lago de Ginebra y los Alpes. El castillo se puede visitar, con una tarifa para adultos de 12.50CHF, y aproximadamente en dos horas se puede ver, de sala en sala, sus vistas, sus jardines…

Castillo de Chillón

Castillo de Chillón

 

Era hora de regresar a casa, entre paisajes de ensueño, tonalidades de verde y casitas que parecían de chocolate…sobre las 19:30h ya estábamos en casa, teníamos que pensar que en Suiza se acuestan y se levantan muy temprano, aunque a nosotros nos costaba acostumbrarnos a sus horarios.

 

DÍA 3 (25/07/2016)

Salimos a las 9:30h dirección Lucerna, tardando 1,45 horas en llegar. Es una ciudad con mezcla de moderno e historia. Tiene un diseño innovador a la vez que tradicional.

Dejamos el coche en un parking llamado Kantonalbank, pagando un total de 9CHF por 4 horas, no os asustéis, este es el precio normal de Suiza…

Visitamos el KKL, que es el centro cultural, en el que se celebran varios espectáculos a lo largo del año. También pasamos por la estación de trenes, con un portalón de piedra muy grande, y nos dirigimos finalmente hacia varias carpas con comida, que parecía una feria o especie de fiesta gastronómica, por lo que ya decidimos comer allí. Compramos en un puesto de comida griega, tres bocadillos de pan de pita, que nos costaron 36CHF, y nos los comimos delante del KKL, en mesas que estaban a disposición de los turistas.

El símbolo principal, es su puente medieval, conocido como Kapellbrücke o Puente de la Capilla; uno de los puentes techados más antiguos de Europa. Cruza el río, y está repleto de flores que adornan sus balcones.

PUENTE DE LA CAPILLA, LUCERNA

PUENTE DE LA CAPILLA

 

También se puede ver su muralla, y algunas de las torres que todavía se conservan, dando ese toque de ciudad fortificada.

Se pueden observar varias iglesias, una de las más importantes es la Iglesia Jesuíta.

Lo que más me gustó de Lucerna, a parte de su puente de madera, fue la figura del león moribundo tallado en una roca, que se reflejaba en el agua de pequeño lago de color verde que se encontraba debajo, es una conmemoración a los suizos que murieron en las Tuilerías en 1792.

LEÓN MORIBUNDO

LEÓN MORIBUNDO

Tras pasear por el casco antiguo, ver las características pintadas de sus fachadas, las fuentes, el buen ambiente…cruzamos de nuevo por otro puente parecido al anterior, pero estaba justamente donde está el salto, en el que se convierte el lago en río.

Es una ciudad muy acogedora, sin mucha aglomeración de gente, por lo que era fácil recorrerla, hacer fotos, y disfrutar de sus rincones.

A la vuelta, sobre las 16:30h, localizamos un supermercado Lidl, en el que hicimos una pequeña compra, y pudimos comprobar que los precios eran más altos que en España, pero no tanto como otros supermercados que habíamos visto anteriormente.

Llegamos a casa, cenamos y preparamos la visita par el siguiente día.

 

 

DÍA 4 (26/07/2016)

Eran las 10:00 y salimos dirección Berna, capital de Suiza, sede del Gobierno y puerta a los Alpes.

Dejamos el coche en un parking, en los alrededores del parque Rosengarten, en una zona azul. Os explico como funciona la zona azul. En el coche de alquiler, hay una especie de cartón con una ruleta, que sirve para poner la hora de llegada, la hora a la que dejamos el coche aparcado; y desde ese momento, contaremos con tres horas de aparcamiento gratuito en la zona azul, único que indique la señal otro tipo de horario.

Berna desde las alturas

Vista de Berna desde Rosengarten park

 

VISTAS DE BERNA Y EL RÍO AARE

RÍO AARE

Empezamos la visita por Rosengarten, un parque desde el que se obtienen las mejores vistas de la ciudad. A orillas del río Aare, desde este jardín de rosas, se pueden hacer fotografías increíbles, consideradas las vistas más bellas al casco antiguo.

Recogimos el coche, y nos dirigimos hacia el foso de los osos, dejando el coche aparcado en la calle que baja, en la zona azul, repitiendo el mismo procedimiento con la ruleta.

 

OSO EN BERNA

 

Pudimos ver varios osos, la verdad que no es algo que me ilusione enormemente, ya que son una atracción turística, de la que soy partícipe sin darme cuenta solamente por el hecho de bajar a verlos, pero bueno, doy fe de que no están mal tratados, pero ese no es su lugar correspondiente.

Enseguida cruzamos el puente y nos adentramos en la ciudad. Una calle llena de tiendas en soportales, con su calle principal que mide aproximadamente 6km de largo, forma parte de su casco antiguo, que fue declarado Patrimonio Mundial de la UNESCO. Pudimos observar que en los soportales, repletos de tiendas o bares, había puertas que daban a locales subterráneos, que todavía hoy en día, permanecían abiertos al público, esto fue muy curioso, nunca había visto una calle tan larga con tantos soportales y tiendas subterráneas.

Otra de las características de Berna, son sus numerosas fuentes, que os las encontraréis en medio de las calles, siendo la más característica, la del gigante comiéndose a los niños, la identificaréis enseguida.

POMPAS DE JABÓN

 

También podréis identificar rápidamente la torre del reloj, es un edificio muy llamativo, que se encuentra en la calle principal a pocos metros de su inicio.

Hoy tocaba comer bocadillos, así que en cualquier parque podíamos hacer una parada y disfrutar de la sombra para seguir nuestro camino con más ganas, el calor era achicharrante.

De vuelta al coche, pasamos a visitar la Catedral, no es nada de otro mundo, pero las vistas desde sus jardines laterales, hacia el río, son espectaculares.

A escasos 15 minutos, se encuentra el pueblo de Thun, sin duda, uno de los más bonitos que hemos visto, así que no os lo perdáis.

Era pequeño, así que enseguida metimos el coche en el primer parking que vimos, que seguramente no haya muchos, y el precio ronda los 2CFH la hora.

Caminando por sus calles, llegamos al río, donde había una presa, un puente de madera con flores similar al de Lucerna, una noria, y varios barecitos y cafeterías, con terrazas que animaban a tomar asiento y disfrutar de unos agradables minutos observando la ciudad. Decidimos pedirnos 3 cafés con leche, por el módico precio de 4CFH cada uno, jaja, clavada.

Es curioso, como en los sitios que no hay playa, se las ingenian para disfrutar igualmente, como un grupo de jóvenes que hacían surf, con tablas y traje, en la corriente de la presa del río, estuvimos un buen rato mirando como se divertían, le dimos la merienda a la brujita, y volvimos a casa para conocer el pueblo antes de que anocheciera. Villarvolard, era un pueblo muy pequeño, situado en la región de Gruyère, a orillas del lago de la Gruyère, perteneciente al cantón de Friburgo, pero con casas nuevas y otras reformadas; con campos verdes, gallineros, caballos, el sonido de los cencerros cada mañana cuando nos levantábamos, y poder respirar aire puro, eso era vida…

 

 DÍA 5 (27/07/2016)

Sobre las 8:00 sonó el despertador. Preparamos los bocadillos, y salimos rumbo a las Cataratas del Rhin. Hoy tocaba un poco más de trayecto en coche, aproximadamente a 2 horas y media, y cruzando la frontera de Alemania porque el gps nos lo marcaba así, jeje, llegamos por fin al pueblo de Schaffhausen.

Estábamos un poco preocupados, porque el coche de alquiler no está autorizado a salir de Suiza, pero menos mal que el tiempo que estuvimos circulando por Alemania, se redujo solamente a 15 minutos.

Existen varios parkings para dejar el coche, que en los foros decía que eran gratuitos, pero la verdad que todos los que encontramos eran de pago.

Estacionamos en el parking número 4, el precio era de 2CFH la hora pero con el simple hecho de que tenía wc, eran gratis, y estaban limpios, ya merecía la pena.

Llegamos a las cataratas caminando por un sendero en medio de los árboles.

CATARATAS DEL RHIN

CATARATAS DEL RHIN

Aproximadamente 150 metros de cataratas con una profundidad de 23 metros, es lo que forman las famosas cataratas del Rhin.

Podéis ver una roca enorme formada por la erosión, en la que han construido un mirador, al que se puede acceder mediante un catamarán.

Por ambas partes de las cataratas, hay varios puntos que forman miradores desde los que pudimos hacer fotos maravillosas.

Nos sentamos en un banco, y aprovechamos para darle de comer a la niña y comer nuestros bocadillos. Después de esto, nos dirigimos a la tienda de recuerdos a comprar los imanes que no pueden faltar en nuestros viajes.

Eran las 14:30h, y teníamos una hora para llegar a Zurich. En cuanto llegamos, metimos el coche en un parking, que se llamaba Urania, situado en la calle con el mismo nombre indica, Uraniastrasse,. Era una calle muy céntrica pero excesivamente caro, la hora costaba 4CFH.

Creo que hoy era el día más caluroso de todos, así que en a penas dos horas visitamos los puntos más característicos de la ciudad.

Zurich está considerada la ciudad más poblada de Suiza, así que a pesar de las altas temperaturas, las calles estaban repletas de gente.

Ha sido declarada dos veces como la ciudad con mayor calidad de vida del mundo, es una ciudad que desprende lujo, solo hay que mirar sus coches de alta gama, sus tiendas de las marcas más exclusivas y la cantidad de bancos con los que cuenta.

Podréis visitar Grossmunster, su iglesia más emblemática, o la Iglesia de San Pedro que tampoco está mal. Una de las cosas que más llaman la atención, es la sede de google en Europa o la sede central de la Fifa.

También visitamos el Ópera House, pero no tiene nada que ver con el de Sydney, jaja, pero sí es digno de ver, ya que es uno de los auditorios más importantes de Europa.

Para pasear con elegancia, recorrimos la calle Bahnhofstrasse, pero no se os ocurra entrar en alguna de sus tiendas, son prohibitivas! Luego paseamos por Paradeplatz, hasta llegar al lago y seguidamente pudimos observar como varios jóvenes se tiraban desde una plataforma a las aguas del río Limmat.

Finalmente terminamos con un paseo por el casco antiguo de la ciudad, donde pudimos observar edificios característicos, como galerías de arte, cafeterías…

Hablando de cafeterías, existe una con mucha historia en la ciudad, el conocido Café ODEON; se dice que tiene mucha historia, ya en 1911 Einstein impartía allí muchas de sus conferencias.

CAFÉ CON HISTORIA, CAFÉ ODEON

GRAN CAFÉ ODEON

De vuelta a casa, paramos a hacer la compra en un supermercado típico de allí, encontraréis muchos, se llaman COOP y tienen unos precios bastante asequibles en comparación con los precios del país, y su horario es más extenso que el de otros supermercados. Esta vez tocaba cenar pizza casera, estaba muy rica y los ingredientes eran frescos, así que no descartamos volver otro día y repetir con otra pizza diferente, ya que había varias para elegir.

 

 

DÍA 6 (28/07/2016)

Ducha y desayuno listo, aunque hoy nos habíamos levantado un poco más tarde, habíamos decidido descansar porque los lugares que visitaríamos estaban a pocos kilómetros de distancia, así que lo hicimos con tranquilidad.

QUESOS GRUYERE, SUIZA

QUESOS GRUYERE, SUIZA

A tan solo 10 minutos, se encontraba la fábrica de quesos Gruyeres, conocida como La Maison du Gruyere. Eran las 11:15h, pero no podíamos entrar hasta las 12:30h, ya que nos explicaron que los vecinos les llevan la lecha a dos horas al día, sobre las 9:00h de la mañana, y la segunda hora a las 12:30h. Compramos las entradas, que nos costaron 6CFH al ir en familia, y 7CHF un adulto normal, y nos regalaban a cada uno, una muestra con tres tipos de queso según el tiempo de curación.

Hicimos tiempo, y estuvimos por las inmediaciones en un parque jugando con la pequeña brujita.

Cuando llegó la hora entramos, y fuimos viendo el proceso por el que pasa el queso, desde que se trae la leche, hasta que se empaqueta y se deja a curar.

Quizás esta visita no merezca tanto la pena como la de la fábrica de chocolate, ya que realmente el proceso que podemos ver dura dos horas, y se hace demasiado largo para verlo desde una vitrina de cristal, y no poder interactuar ni ver de cerca la producción.

Decidimos bajar al restaurante de la fábrica, y probar algunos de sus platos con queso. Uno de los platos que pedimos, que no podía faltar, es la fondue de queso gruyere con patatas; otro que tenía buena pinta eran los buñuelos con queso y ensalada, y por útlimo una especie de pudding de queso también acompañado de ensalada, más tres bebidas, nos costó 78Euros, la verdad que estaba para chuparse los dedos, y ya que estábamos allí, no podíamos irnos sin probarlo.

FONDUE DE QUESO GRUYERE, SUIZA

FONDUE DE QUESO GRUYERE, SUIZA

Eran las 14:30h, y decidimos ir a visitar Friburgo, que nos quedaba a apenas 15 minutos desde Gruyère. Encontramos un parking en la Avenida de los Alpes, con el mismo nombre, y el precio era igual

que casi todos los parkings en los que habíamos estado, 2CFH la hora.

Bajamos andando por la zona antigua, calles adoquinadas y muy empinadas, puentes, iglesias…y finalmente subimos en un funicular, que nos costó 2.80CHF a cada uno. En a penas un minuto ya estábamos arriba, no era gran cosa, pero habíamos caminado bastante, y el cansancio se empezaba a notar, no nos apetecía subir toda esa cuesta, así que nos lo tomamos como un pequeño lujo.

Una vez en la zona alta de la ciudad, vimos una calle llena de cafeterías y terrazas, y decidimos tomarnos un café para espabilar esos cuerpecitos, y como no, 4CFH por café para no perder la tradición, jeje.

Regresamos a casa haciendo nuevamente parada en el COOP, para comprar algo de cenar y pan fresco para el próximo día, ya que íbamos a hacer la ruta de los tres puertos, y comeríamos en el camino.

FRIBURGO

FRIBURGO

 

DÍA 7 ( 29/07/2016)

A las 8:00h en pie, y estaba vez nos damos prisa, ya que queríamos estar en carretera a las 9:00h, ya que nos esperaba un día muy largo.Empezaríamos la ruta de los tres puertos en la ciudad de Interlaken, a 1,30h de nuestra casa. La ciudad está ubicada en Berna Oberland, entre los lagos de Thun y Brienz, por cierto, dignos de ver.

INTERLAKEN, SUIZA

INTERLAKEN

 

Interlaken, es un pueblo bastante turístico, ya que desde aquí parten varias rutas importantes hacia los Alpes. Entramos en el casino, para ir al wc, y tuvimos que pagar 1 CHF, ya que no encontramos ningún otro sitio para poder acceder.

La carretera de los tres puertos, es una ruta que discurre entre los puertos de alta montaña, Grimselpass, Furkapass y Sustentas. Sin duda ha sido lo que más me ha gustado del viaje. Aproximadamente son 130km de viaje, por carreteras con curvas de vértigo, cruzando montañas nevadas, lagos, ríos, y hasta increíbles glaciares.

Me llamó mucho la atención los diferentes colores de las aguas de los lagos o saltos de agua que caen de la montaña, sobretodo en el puerto de Grimselpass.

RHONEGLETSCHER, GLACIAR DEL RÓDANO, FURKAPASS, SUIZA

GLACIAR DEL RÓDANO

 

El punto más alto corresponde al puerto de Furkapass con 2453metros de altitud, desde donde se puede acceder al glaciar del Ródano. Veréis un hotel, llamado Belveder, y allí mismo dejaréis el coche, y entraréis en la tienda de recuerdos, llegaréis hasta el final, y una señora mayor muy amablemente os venderá la entrada para dejaros acceder por la montaña hasta llegar al mismísimo glaciar, pudiendo acceder a su interior mediante un túnel de puro hielo, goteando, y con temperaturas muy bajas. El precio es de 7CHF, lo que no me pareció nada caro para el negocio que tienen montado, y lo caro que es Suiza. La verdad que me pareció increíble, algo digno de ver y de vivir, nunca había pensado entrar en un glaciar, es más, me parece una cosa de locos…¿y si el túnel excavado en el hielo se derrumba? Pues la verdad que no lo pensé, porque tenía tantas ganas de saber qué se sentía allí dentro…que la ilusión me pudo. Tras caminar varios metros, llegaréis a un camino sin salida, para dar la vuelta de nuevo, con una bandera de suiza y varios barriles de madera, llenos de vino y supongo que muy bien conservados.

Hicimos muchas fotos desde ahí, realmente eran unas vistas increíbles, me quedé con ganas de más, pero no olvidéis que llevábamos a una pequeña brujita y hacía demasiado frio para ella.

A la salida, teníamos que ir al wc antes de seguir, lo que nos costó 1CHF a cada uno. El puerto que menos me gustó fue Sustenpass, a lo mejor era debido al cansancio, aunque hay una zona, desde donde se veía la lengua del glaciar Steinen descendiendo por el valle Gadmental, con la niebla que había en ese momento, pudimos hacer unas buenas fotos.

LAGO BRIENZERSEE

LAGO BRIENZERSEE

Fue realmente un día muy largo, sobretodo para mi brujita, que se pasó en el coche alrededor de 12 horas, cuando llegamos a casa estábamos muy cansados, así que nada mejor que una ducha calentita, cena y a descansar todos.

 

 

DÍA 8 (30/07/2016)

Salimos dirección Ginebra sobre las 10:00h, y en poco más de una hora estábamos en la ciudad.

Encontramos una zona azul, exactamente en la Rue Adhémar-Fabri, así que cogimos la ruleta, pusimos la hora de llegada, y teníamos tres horas para disfrutar de la ciudad.                                                                                                                                                                                                                                                                                        No es una ciudad fea, pero no deja de ser una ciudad, aunque he de decir que me ha gustado más que Zurich. Voy a enumerar los principales puntos de interés por los que pasamos.

La Catedral de San-Pierre, que no me ha parecido nada de otro mundo; le Jet d`eau, que es un chorro enorme que distinguiréis a varios metros de distancia; el Reloj Florido, me pareció bonito y original; el casco histórico es agradable para dar un paseo junto a la calle de la Cruz de Oro que es una zona de compras situada entre el lago y el casco histórico; cruzaréis el Ponto du Mont Blanc, o podréis llegar hasta la Isla Rousseau.

Es hora de comer, y decidimos para no perder la costumbre, hacerlo en el Mcdonalds, cuyo precio es un poco superior al de España, pagamos por tres menús un poco más de 40 euros.                                                                                                                                                                                                                                                               Recogimos el coche, e hicimos una parada en la Plaza de las Naciones y la Sede de la Onu, lo cual me impresionó.

Llegamos a casa temprano, sobre las 17:30h, y aprovechamos para hacer las maletas, dejar todo recogido, y hablar con la casera para decirle que el próximo día muy temprano nos marcharíamos.

Ella enseguida nos dijo que nos devolvía en ese instante los 460 euros de fianza, y así fue. Me pareció una persona encantadora, es de esas personas que las miras y sin conocerlas de nada sabes que son buenas personas, que tiene buen corazón, y no sólo lo creo, sino que lo sé porque me lo demostró, os lo contaré más adelante.

 

DÍA 9 (31/07/2016)

A las 7:00h abandonamos la casa, con mucha pena, porque era un lugar en el que me quedaría a vivir en plena paz.

Llegamos al aeropuerto de Zurich, que nos quedaba a casi 2 horas, dejamos el coche, lo inspeccionaron y estaba todo correcto, así que enseguida entramos para facturar las maletas.

Estábamos sentados esperando, cuando veo que me llega un correo del hotel, y era la casera, que me avisaba de que me había olvidado un anillo y dos pendientes en la casa, que si le daba mi dirección me los enviaría! Vaya! No me lo puedo creer! No se puede ser más tonta, mira que había revisado todo…pero siempre me tengo que olvidar algo…soy un desastre!

Esto es lo que os comentaba antes, creo que muy pocas personas harían lo que esta mujer hizo…

Esta vez, el vuelo salía con retraso, ya que había tormenta, así que ya afloraban los nervios… pero bueno, finalmente SWISS se portó bien durante el vuelo, pero llegando a Madrid, a la hora de aterrizar nos dio un pequeño susto, al ver a las azafatas correr hacia sus asientos, y el avión descender muy rápido pegando votes…bueno…pero finalmente todo ha salido bien, ese miedo a volar, sólo se cura volando otra vez. 😉

 

Gastos aproximados para 3 personas:
  • HOTEL en Villarvolard (8 noches) : 680 CHF + 100 CHF Limpieza
  • GASOLINA (2700km) : 217CHF
  • Supermercado COOP: 65 CHF
  • Mcdonalds: 49CHF
  • COMIDA GRIEGA: 36 CHF
  • CAFÉS: 12x4: 48 CHF
  • ENTRADAS: 25 CHF
  • PARKINGS: 40 CHF
  • COCHE DE ALQUILER: 325´10 eu + 69`01 eu (silla bebé) + 65´68 eu (seguro axa) = 460 eu
  • COMIDA ESPAÑA: 80eu
  • VIP PARKING: 60eu

 

Todo depende del precio del franco en el momento actual, pero aproximadamente hemos salido a 550 euros por persona. 
Para ser uno de los países más caros de la UE, creo que hemos hecho un presupuesto muy ajustado!